Creo en un mundo perceptivo. Formas sensibles sin la necesidad extrema por ver, donde la sensibilidad nos permite descubrir historias sin ser completamente narradas. A través del arte me permito encontrar en una relación más intima conmigo mismo, sin tabúes o barreras, dejando que la dimensión espiritual sea mi eje. Al lograr esta liberación, descubro que todo se refleja en mis obras dejando al desnudo mucho mas de lo que quiero contar.